¿Conoces la disforia? ¿Qué es? ¿Por qué se da?

disforia

¿Qué es la disforia?

La disforia se refiere a un estado emocional negativo, de malestar y tristeza, que puede ser experimentado por una persona como resultado de una variedad de factores, como problemas de salud mental, cambios hormonales, enfermedades físicas, dolor crónico o traumas.

La disforia se caracteriza por una sensación persistente de malestar, tristeza y ansiedad, y puede incluir sentimientos de irritabilidad, insatisfacción y desesperanza.

En general, la disforia es un síntoma de malestar emocional que puede ser experimentado por personas de todas las edades y géneros, y puede ser tratado mediante la identificación y tratamiento de las causas subyacentes, ya sea a través de la terapia, medicación, cambios en el estilo de vida, entre otros.

Tipos de disforia

  1. Disforia de género: Se refiere a la incomodidad o malestar que siente una persona debido a una incongruencia entre su género sentido o expresado y su género asignado al nacer.
  2. Disforia corporal: También conocida como trastorno dismórfico corporal, es una condición en la que una persona está obsesionada con algún aspecto de su apariencia física, lo que puede llevar a un intenso malestar emocional, vergüenza o evitación social.
  3. Disforia emocional: Es una condición caracterizada por una persistente sensación de tristeza, desesperanza o desesperación, que puede estar relacionada con diversos trastornos del estado de ánimo, como la depresión mayor o el trastorno bipolar.
  4. Disforia premenstrual: También conocida como síndrome premenstrual disfórico, se refiere a un tipo de disforia que se produce en mujeres en la fase lútea del ciclo menstrual, y se caracteriza por una combinación de síntomas físicos, emocionales y comportamentales.
  5. Disforia de la identidad sexual: Es una condición en la que una persona siente malestar o incomodidad con su orientación sexual o identidad sexual, lo que puede llevar a sentimientos de aislamiento social, ansiedad o depresión.
  6. Disforia postcoital: Es una sensación de malestar emocional que puede experimentar una persona después de haber tenido relaciones sexuales, y puede estar relacionada con una variedad de factores, como la culpa, la vergüenza o el miedo.
  7. Disforia de la menopausia: Se refiere a la experiencia de malestar emocional o físico que algunas mujeres pueden experimentar durante la transición a la menopausia, y puede estar relacionada con cambios hormonales, problemas de sueño, síntomas físicos, entre otros.

¿Cuáles son las causas de la disforia?

  1. Factores genéticos y biológicos: Algunas formas de disforia pueden tener una base genética y estar relacionadas con la forma en que el cerebro procesa la información sensorial o emocional. Por ejemplo, algunos estudios han encontrado que la disforia de género puede estar relacionada con diferencias en la estructura y la actividad del cerebro.
  2. Cambios hormonales: Los cambios hormonales pueden ser una causa importante de la disforia, ya sea en el contexto de la menstruación, la menopausia, el embarazo o el tratamiento hormonal. Por ejemplo, la disforia premenstrual y la disforia de la menopausia pueden estar relacionadas con cambios en los niveles de hormonas reproductivas en el cuerpo.
  3. Problemas de salud mental: La disforia puede ser un síntoma de diversos trastornos del estado de ánimo, como la depresión, el trastorno bipolar, la ansiedad y el trastorno de estrés postraumático.
  4. Trauma y eventos estresantes: La exposición a eventos traumáticos o estresantes, como la violencia, el abuso o la pérdida de un ser querido, puede desencadenar sentimientos de disforia y malestar emocional.
  5. Problemas de identidad: La disforia de género y la disforia de la identidad sexual pueden ser el resultado de problemas de identidad, como la falta de aceptación personal o la discriminación social.
  6. Factores ambientales: La exposición a ciertos productos químicos, toxinas o drogas puede desencadenar sentimientos de disforia y malestar emocional.

Disforia y terapia

La terapia es una herramienta importante para ayudar a las personas que experimentan disforia. La terapia puede proporcionar un espacio seguro para explorar y procesar los sentimientos de malestar emocional y ayudar a las personas a desarrollar habilidades para manejar y superar la disforia.

A continuación se presentan algunas formas en que la terapia puede ayudar a las personas que experimentan disforia:

  1. Identificar y tratar la causa subyacente: La terapia puede ayudar a las personas a identificar las causas subyacentes de la disforia, como la depresión, el trauma, la disforia de género, entre otros. Una vez que se identifica la causa, el terapeuta y el paciente pueden trabajar juntos para desarrollar un plan de tratamiento efectivo.
  2. Aprender técnicas de afrontamiento: La terapia puede ayudar a las personas a desarrollar habilidades para manejar los sentimientos de disforia, como la relajación, la meditación y la visualización. Estas técnicas pueden ayudar a reducir la ansiedad y mejorar el bienestar emocional.
  3. Mejorar la autoestima: La terapia puede ayudar a las personas a mejorar su autoestima y su autoconcepto, lo que puede reducir los sentimientos de disforia y mejorar la calidad de vida.
  4. Trabajar en el desarrollo de habilidades sociales: La terapia puede ayudar a las personas a mejorar sus habilidades sociales y de comunicación, lo que puede mejorar su capacidad para relacionarse con los demás y reducir el aislamiento social.
  5. Proporcionar un espacio seguro para expresar sentimientos: La terapia puede proporcionar un espacio seguro y confidencial para que las personas expresen sus sentimientos de disforia sin temor al juicio o la discriminación.

¿Qué son los límites? ¿Cómo empezar a poner límites?

Mucha gente sabe lo que significa la palabra “límites”, pero no tiene ni idea de lo que son. Te ayudamos a comprenderlos y a empezar a practicarlos.

¿Qué son los límites?

Se refieren a los límites que establecemos en nuestras relaciones personales, laborales y en nuestra vida en general, para proteger nuestra integridad, bienestar y satisfacción.

Los límites son una forma de comunicar a los demás cuáles son nuestras necesidades, deseos y expectativas, y cómo deseamos que nos traten.

Los límites pueden ser físicos, emocionales y mentales. Por ejemplo:

  • Los límites físicos pueden incluir establecer zonas de privacidad o proteger el espacio personal.
  • Los límites emocionales pueden implicar establecer límites en las relaciones interpersonales para proteger nuestros sentimientos y emociones.
  • Los límites mentales pueden incluir establecer límites en la cantidad de información que permitimos que entre en nuestra mente, como límites para la exposición a noticias o redes sociales.

Establecer límites es una parte importante del cuidado personal y pueden ser fundamentales para nuestra salud mental y emocional.

¿Cómo empezar a poner límites?

  1. En relaciones personales: Empieza por identificar tus propias necesidades, deseos y límites. Luego, comunica tus límites de manera clara y sin culpar a la otra persona. Puedes usar declaraciones “yo” para expresar tus sentimientos y necesidades, por ejemplo: “Me siento incómodo cuando…”, “Me gustaría que…”, “Mi límite es…” También es importante ser coherente y mantener tus límites de manera constante.
  2. En el trabajo: Identifica tus responsabilidades y horarios, y comunica tus límites de manera clara y respetuosa. Es posible que debas decir “no” a tareas o proyectos que están fuera de tu capacidad o horario, y debes aprender a priorizar tus tareas y delegar tareas cuando sea necesario. También es importante establecer límites en la comunicación fuera del horario de trabajo para evitar el agotamiento.
  3. En las amistades: Identifica tus necesidades y expectativas en las amistades, y comunica tus límites de manera clara y respetuosa. Por ejemplo, si no quieres estar disponible para hablar todos los días, o si necesitas espacio para ti mismo, comunica eso. También es importante establecer límites en cuanto a la frecuencia de las salidas y las actividades.
  4. En la familia: Identifica tus necesidades y expectativas en cuanto a la comunicación y las interacciones familiares, y comunica tus límites de manera clara y respetuosa. Es importante reconocer que puede haber presiones culturales y familiares que hacen que establecer límites sea más difícil, pero es importante recordar que tienes derecho a establecer límites para proteger tu bienestar emocional.

¿Por qué es difícil establecer límites?

A veces es difícil establecer límites por varias razones:

  • Miedo al rechazo: A menudo nos preocupa que establecer límites pueda provocar la pérdida de una relación importante o generar conflicto con otras personas. El miedo a ser rechazados o juzgados puede hacer que evitemos establecer límites, incluso cuando es importante para nuestro bienestar emocional.
  • Falta de habilidades de comunicación: A veces no sabemos cómo expresar nuestros límites de manera efectiva, o nos resulta difícil ser asertivos y directos. Esto puede hacer que nos sintamos incómodos o ansiosos al establecer límites, y puede hacer que otros no nos tomen en serio.
  • Condicionamiento social: A menudo se nos enseña a ser complacientes y a evitar el conflicto, lo que puede dificultar el establecimiento de límites. Además, a veces nos sentimos obligados a cumplir con las expectativas sociales o culturales en lugar de seguir nuestras propias necesidades y deseos.
  • Culpa o autoexigencia: A veces nos sentimos culpables por establecer límites, como si estuviéramos siendo egoístas o no considerando los sentimientos de los demás. También podemos sentirnos presionados por nuestras propias expectativas de perfección, como si tuviéramos que estar siempre disponibles y comprometidos con los demás.
  • Baja autoestima: A veces no nos valoramos lo suficiente como para establecer límites saludables. Podemos pensar que no merecemos tener nuestras necesidades satisfechas o que nuestros límites no son importantes.

Leer información y consejos escritos por un psicólogo profesional puede ser de gran ayuda para muchos, pero si llegarás a considerar que requieres hablar con un profesional, lo más recomendable es solicitar consejería para tu situación particular con un psicólogo en línea.

Referencias:

Amy Morin, LCSW, Editor-in-Chief. (2022). What Is Dysphoria? Verywell Mind. https://www.verywellmind.com/what-is-dysphoria-4588634

En este artículo:

Notas Relacionadas

¿Cómo reconciliarte con tu pareja? Tips de una psicóloga.

¿Cómo reconciliarte con tu pareja? Tips de una psicóloga.

La mayoría de las diferencias y discusiones en pareja son completamente reconciliables.

¡Aquí te dejamos unos tips para contentarte con tu pareja!

Trastorno por déficit de atención e hiperactividad en niños.

Trastorno por déficit de atención e hiperactividad en niños.

¿Cree que su hijo puede tener TDAH?
A continuación, le explicamos cómo reconocer los signos y síntomas del trastorno por déficit de atención e hiperactividad.

Estoy cansado | El síndrome de fatiga crónica

Estoy cansado | El síndrome de fatiga crónica

El síndrome de fatiga crónica es un trastorno caracterizado por un cansancio que no desaparece con el descanso y no puede explicarse por una afección médica

1 98 99 100 101 102 118

Deja un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *