Estrés crónico: evita que tome el control de tu vida

estréscrónico

Aunque el estrés puede ser beneficioso en pequeñas dosis, el estrés crónico puede causar estragos en tu mente y tu cuerpo. Toma las medidas necesarias para controlarlo, nosotros te decimos cómo hacerlo.

Leer información y consejos escritos por un psicólogo profesional puede ser de gran ayuda para muchos, pero si llegarás a considerar que requieres hablar con un profesional, lo más recomendable es solicitar consejería para tu situación particular con un psicólogo en línea.

El estrés es una respuesta natural del cuerpo

Cuando percibes una amenaza, como un perro grande que te ladra durante la caminata matutina, tu hipotálamo, una pequeña región en la base de tu cerebro, activa un sistema de alarma en tu cuerpo.

A través de una combinación de señales nerviosas y hormonales, este sistema incita a las glándulas suprarrenales, ubicadas encima de los riñones, a liberar una oleada de hormonas, entre ellas, la adrenalina y el cortisol.

La adrenalina aumenta la frecuencia cardíaca, eleva la presión arterial y aumenta los suministros de energía. El cortisol, la principal hormona del estrés, aumenta los azúcares (la glucosa) en el torrente sanguíneo, mejora el uso de glucosa en el cerebro y aumenta la disponibilidad de sustancias que reparan los tejidos.

El cortisol también limita las funciones que serían no esenciales o perjudiciales en una situación de lucha o huida. Altera las respuestas del sistema inmunitario y suprime el sistema digestivo, el sistema reproductor y los procesos de crecimiento.

Este complejo sistema de alarma natural también se comunica con las regiones del cerebro que controlan el estado de ánimo, la motivación y el miedo.

¿Qué ocurre con el estrés crónico?

El sistema de respuesta al estrés del cuerpo suele ser autolimitante. Una vez que una amenaza percibida ha pasado, los niveles hormonales regresan a la normalidad.

A medida que bajan los niveles de adrenalina y de cortisol, la frecuencia cardíaca y la presión arterial vuelven a los valores de referencia y otros sistemas reanudan sus actividades regulares.

Pero cuando los factores estresantes están siempre presentes y te sientes constantemente atacado, esa reacción de pelear o huir permanece encendida.

La activación a largo plazo del sistema de respuesta al estrés y la sobreexposición al cortisol y otras hormonas del estrés pueden alterar casi todos los procesos de tu cuerpo. 

Por qué reaccionas a los factores estresantes de la vida de la manera en que lo haces

Tu reacción a un acontecimiento potencialmente estresante es diferente de la de cualquier otra persona. La forma en que reaccionas a los factores estresantes de tu vida se ve afectada por factores tales como los siguientes:

  • La genética. Los genes que controlan la respuesta al estrés mantienen a la mayoría de las personas en un nivel emocional bastante estable y solo ocasionalmente preparan al cuerpo para luchar o escapar. Las respuestas de estrés hiperactivo o subactivo pueden provenir de pequeñas diferencias en estos genes.
  • Experiencias de vida. Las fuertes reacciones al estrés a veces se pueden atribuir a eventos traumáticos. Las personas que fueron descuidadas o maltratadas cuando eran niños tienden a ser particularmente vulnerables al estrés. Lo mismo ocurre con los supervivientes de accidentes aéreos, el personal militar, los oficiales de policía, los bomberos y las personas que sufrieron delitos violentos.

Puedes tener algunos amigos que parecen relajados acerca de casi todo y otros que reaccionan fuertemente al más mínimo estrés. La mayoría de las personas reaccionan a los factores estresantes de la vida en algún punto entre esos extremos.

Síntomas del estrés crónico

El estrés crónico afecta a todo el cuerpo. Puede tener varios síntomas físicos o psicológicos, lo que puede dificultar el funcionamiento diario.

El tipo y la gravedad de los síntomas varían considerablemente de una persona a otra.

Los signos y síntomas del estrés crónico pueden incluir:

  • irritabilidad, que puede ser extrema
  • fatiga
  • dolores de cabeza
  • dificultad para concentrarse o incapacidad para hacerlo
  • pensamientos rápidos y desorganizados
  • dificultad para dormir
  • problemas digestivos
  • cambios en el apetito
  • sentirse desamparado
  • una pérdida percibida de control
  • baja autoestima
  • pérdida del deseo sexual
  • nerviosismo
  • infecciones o enfermedades frecuentes

Las consecuencias: amplio deterioro de la calidad de vida

el estrés crónico puede afectar el cerebro y el sistema inmunológico. Las redes neuronales del cerebro, especialmente en la corteza prefrontal (PFC), en realidad pueden reducir su tamaño. Los médicos han visto esto en imágenes de los cerebros de las personas. Cuando esto sucede, puede conducir a disfunciones cognitivas, emocionales y conductuales.

Cuando una persona experimenta estrés, esto estimula su sistema inmunológico para que reaccione. Con el tiempo, cuando el estrés es crónico, el sistema inmunitario puede sobreestimularse. Esto puede conducir al desarrollo de enfermedades y problemas de salud.

Durante períodos prolongados, el estrés crónico puede contribuir al desarrollo de una variedad de trastornos físicos y mentales, que incluyen:

  • enfermedad del corazón
  • Alta presión sanguínea
  • diabetes
  • obesidad
  • un sistema inmunológico debilitado
  • disfunción sexual
  • desórdenes gastrointestinales
  • Irritación de la piel
  • infecciones respiratorias
  • Enfermedades autoinmunes
  • insomnio
  • agotamiento
  • depresión
  • trastornos de ansiedad
  • trastorno de estrés postraumático (TEPT)
  • esquizofrenia

Aprende a reaccionar ante el estrés de una manera saludable

Los eventos estresantes son parte de la vida. Y es posible que no puedas cambiar tu situación actual. Sin embargo, puedes tomar medidas para manejar la forma en que te afectan estos eventos.

Puedes aprender a identificar lo que te causa estrés y cómo cuidarte física y emocionalmente durante las situaciones estresantes.

Entre las estrategias de manejo del estrés, se incluyen las siguientes:

  • Mantener una dieta saludable, hacer ejercicio regularmente y dormir lo suficiente
  • Practicar técnicas de relajación, como el yoga, la respiración profunda, los masajes o la meditación
  • Llevar un diario y escribir sobre tus pensamientos o lo que agradeces en la vida
  • Dedicar tiempo a los pasatiempos, como leer, escuchar música o ver tu programa o película favorita
  • Fomentar las amistades saludables y hablar con amigos y familiares
  • Tener sentido del humor y encontrar formas de incluir el humor y la risa en tu vida, como ver películas divertidas o mirar sitios web de chistes
  • Voluntariado en tu comunidad
  • Organizar y priorizar lo que hay que hacer en casa y en el trabajo, y descartar las tareas que no son necesarias
  • Buscar asesoramiento profesional, que puede ayudarte a desarrollar estrategias de afrontamiento específicas para manejar el estrés

Evita las maneras poco saludables de manejar el estrés, como el consumo de alcohol, tabaco, sustancias o comida en exceso. Si te preocupa que el consumo de estos productos haya aumentado o cambiado debido al estrés, consulta a tu médico.

Las recompensas de aprender a manejar el estrés pueden incluir tranquilidad, menos estrés y ansiedad, una mejor calidad de vida, una mejora en afecciones como la presión arterial alta, mejor autocontrol y concentración, y relaciones saludables. Además, puedes tener una vida más prolongada y saludable.

Acudir al psicólogo para superar el estrés

Si continúas sintiéndote abrumado, desesperanzado o tienes problemas para llevar a cabo tu rutina diaria, busca una consulta con un profesional de salud mental, como un psicólogo. En El Centro Integral de Psicología contamos con terapia contra el estrés.

Los psicólogos están capacitados para ayudarlo a desarrollar estrategias para manejar el estrés de manera efectiva y realizar cambios de comportamiento para ayudarlo a mejorar su salud en general.

REFERENCIAS

Mayo Clinic, 19 de marzo de 2019. Chronic stress puts your health at risk. Extraído el 30 de agosto de 2022. Recuperado de https://www.mayoclinic.org/es-es/healthy-lifestyle/stress-management/in-depth/stress/art-20046037

American Psychological Association, 25 de octubre de 2019. Stress won’t go away? Maybe you are suffering from chronic stress. Extraído el 30 de agosto de 2022. Recuperado de https://www.apa.org/topics/stress/chronic#:~:text=But%20chronic%20stress%2C%20which%20is,and%20a%20weakened%20immune%20system.

Aaron Kandola y Alina Sharon, 2 de enero de 2022. What is chronic stress and what are its common health impacts? Extraído el 30 de agosto de 2022. Recuperado de https://www.medicalnewstoday.com/articles/323324#health-effects

En este artículo:

Deja un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Soy Lucía! Estoy para resolver tus dudas y ayudarte a reservar una cita.