Los Beneficios del Ejercicio para la Salud Mental

Los Beneficios del Ejercicio para la Salud Mental

Ya sabe que el ejercicio es bueno para el cuerpo. Pero ¿sabías que también puede mejorar tu estado de ánimo, tu sueño y ayudarte a combatir la depresión, la ansiedad, el estrés?

¿Cuáles son los beneficios del ejercicio físico para la salud mental?

Las personas que hacen ejercicio con regularidad suelen hacerlo porque les proporciona una enorme sensación de bienestar.

Se sienten con más energía a lo largo del día, duermen mejor por la noche, tienen recuerdos más nítidos y se sienten más relajados y positivos consigo mismos y con su vida. Y también es una poderosa medicina para muchos problemas comunes de salud mental.

El ejercicio regular puede tener un impacto profundamente positivo en la depresión, la ansiedad y el TDAH. También alivia el estrés, mejora la memoria, ayuda a dormir mejor y mejora el estado de ánimo general.

Y no hace falta ser un fanático del fitness para obtener beneficios. Las investigaciones indican que unas cantidades modestas de ejercicio pueden marcar una verdadera diferencia.

Sea cual sea su edad o su forma física, puede aprender a utilizar el ejercicio como una poderosa herramienta para hacer frente a los problemas de salud mental, mejorar su energía y su perspectiva, y sacar más partido a la vida.

El ejercicio y la depresión

Los estudios demuestran que el ejercicio puede tratar la depresión leve a moderada con la misma eficacia que la medicación antidepresiva, pero sin sus efectos secundarios, por supuesto.

Por ejemplo, un estudio reciente realizado por la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de Harvard reveló que correr 15 minutos al día o caminar una hora reduce el riesgo de depresión mayor en un 26%. Además de aliviar los síntomas de la depresión, las investigaciones también demuestran que mantener un programa de ejercicio puede evitar las recaídas.

El ejercicio es un poderoso combatiente de la depresión por varias razones. La más importante es que promueve todo tipo de cambios en el cerebro, como el crecimiento neuronal, la reducción de la inflamación y nuevos patrones de actividad que favorecen la sensación de calma y bienestar.

También libera endorfinas, potentes sustancias químicas del cerebro que energizan el ánimo y hacen que uno se sienta bien.

Por último, el ejercicio también puede servir de distracción, permitiéndole encontrar un rato de tranquilidad para salir del ciclo de pensamientos negativos que alimentan la depresión.

El ejercicio y la ansiedad

El ejercicio es un tratamiento natural y eficaz contra la ansiedad. Alivia la tensión y el estrés, aumenta la energía física y mental y mejora el bienestar mediante la liberación de endorfinas.

Cualquier cosa que te ponga en movimiento puede ayudarte, pero obtendrás mayores beneficios si prestas atención en lugar de desconectar.

Por ejemplo, intenta notar la sensación de tus pies en el suelo, el ritmo de tu respiración o la sensación del viento en tu piel.

Si añades este elemento de atención plena -concentrarte realmente en tu cuerpo y en cómo se siente mientras haces ejercicio- no sólo mejorarás tu condición física más rápidamente, sino que también podrás interrumpir el flujo de preocupaciones constantes que pasan por tu cabeza.

¿Empezar a hacer ejercicio cuando se tiene un problema de salud mental?

Sabes que el ejercicio te hará sentir mejor, pero la depresión te ha robado la energía y la motivación que necesitas para hacer ejercicio, o tu ansiedad social hace que no puedas soportar la idea de que te vean en una clase de ejercicio o corriendo por el parque. Te damos unos consejos:

Empieza poco a poco. Cuando estás bajo la nube de la ansiedad o la depresión y llevas mucho tiempo sin hacer ejercicio, fijarte metas extravagantes como completar una maratón o hacer ejercicio durante una hora cada mañana sólo te dejará más abatido si te quedas corto. Es mejor fijarse metas alcanzables e ir aumentando a partir de ahí.

Programa los entrenamientos cuando tengas más energía. ¿Quizá tenga más energía a primera hora de la mañana, antes de ir al trabajo o al colegio, o a la hora de comer, antes de que llegue el bajón de media tarde? O tal vez le vaya mejor hacer ejercicio durante más tiempo los fines de semana.

Céntrese en actividades que le gusten. Si nunca has hecho ejercicio o no sabes qué te puede gustar, prueba varias cosas. Actividades como la jardinería o emprender un proyecto de mejoras en el hogar pueden ser excelentes maneras de empezar a moverse más cuando se padece un trastorno del estado de ánimo; además de ayudarle a ser más activo, también pueden dejarle una sensación de propósito y logro.

Siéntase cómodo. Lleve ropa cómoda y elija un entorno que le resulte relajante o energizante. Puede ser un rincón tranquilo de tu casa, un camino pintoresco o tu parque favorito.

Recompénsate. Parte de la recompensa de completar una actividad es lo bien que te sentirás después, pero siempre ayuda a motivarte prometerte un capricho extra por hacer ejercicio. Recompénsate con un baño de burbujas caliente después de entrenar, con un delicioso batido o con un episodio extra de tu serie de televisión favorita, por ejemplo.

Incluso un poco de actividad es mejor que nada

Si no tiene tiempo para 15 o 30 minutos de ejercicio, o si su cuerpo le dice que se tome un descanso después de 5 o 10 minutos, por ejemplo, tampoco pasa nada.

Empieza con sesiones de 5 ó 10 minutos y ve aumentando poco a poco el tiempo. Cuanto más ejercicio hagas, más energía tendrás, así que al final te sentirás preparado para un poco más.

La clave está en comprometerse a realizar alguna actividad física moderada -por pequeña que sea- la mayoría de los días. A medida que el ejercicio se convierta en un hábito, puedes añadir poco a poco minutos adicionales o probar diferentes tipos de actividades.

Leer información y consejos escritos por un psicólogo profesional puede ser de gran ayuda para muchos, pero si llegarás a considerar que requieres hablar con un profesional, lo más recomendable es solicitar consejería para tu situación particular con un psicólogo en línea.

Referencias:

 Robinson, L. (2023, 28 febrero). The Mental Health Benefits of Exercise. HelpGuide.org. https://www.helpguide.org/articles/healthy-living/the-mental-health-benefits-of-exercise.htm

En este artículo:

Notas Relacionadas

Analítica Predictiva en Salud Mental ¿como se utiliza?

Analítica Predictiva en Salud Mental ¿como se utiliza?

La Analítica Predictiva en Salud Mental nos ayuda a estar un paso adelante, trabajando en la prevención y en cuidar mejor de nuestra salud mental.

Fenómenos Psíquicos y Parapsicología ¿Hay evidencia?

Fenómenos Psíquicos y Parapsicología ¿Hay evidencia?

Los fenómenos psíquicos son esas experiencias misteriosas que van más allá de lo que entendemos por la ciencia normal. Pero ¿que dice la psicología sobre ello?

El amor a largo plazo y la rutina: 8 consejos

El amor a largo plazo y la rutina: 8 consejos

El amor a largo plazo no tiene por qué ser aburrido; con un poco de esfuerzo y creatividad, podemos seguir descubriendo y disfrutando el uno del otro

1 2 3 4 120

Deja un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *