Reprimir emociones no sirve para sentirte mejor

reprimir emociones no sirve para sentirte mejor

Reprimir emociones no ayudará a que se vayan. ¿Con qué frecuencia una persona se siente reprimida e incapaz de sentir algo?

Tenemos que pagar un alto precio por suprimir la emoción porque no desaparece y permanece dentro de nosotros inconscientemente y puede emerger por la fuerza antes de que haya una oportunidad disponible.

En estos artículos hablamos de cómo limitar tus sentimientos puede dañar tu salud mental y espiritual, ya que no te hacen daño por sí mismos. Obviamente, todo depende de cómo usemos este material. En cierto modo, reprimir tus emociones puede ser dañino.

Leer información y consejos escritos por un psicólogo profesional puede ser de gran ayuda para muchos, pero si llegarás a considerar que requieres hablar con un profesional, lo más recomendable es solicitar consejería para tu situación particular con un psicólogo en línea.

¿Qué son las emociones reprimidas?

Las emociones reprimidas se refieren a las emociones que inconscientemente evitas. Esto quiere decir que no son evitadas a propósito porque no sepas, puedas o quieras lidiar con ellas.

Las emociones reprimidas no tienen la oportunidad de ser procesadas. Pero eso no significa que simplemente desaparezcan. En cambio, pueden aparecer como una variedad de síntomas psicológicos o físicos.

¿Por qué reprimimos nuestras emociones?

La represión emocional a menudo se relaciona con experiencias de la infancia.

Gran parte de lo que los niños aprenden sobre el comportamiento y la comunicación proviene de sus cuidadores principales, como los padres.

Por lo tanto, probablemente se sentirás bastante cómodo expresando tus emociones si tus cuidadores:

  • hablaban con frecuencia de sus sentimientos
  • te animaron a compartir cómo te hicieron sentir las experiencias
  • normalizaron tus experiencias emocionales positivas y negativas
  • no juzgaron ni criticaron tus expresiones emocionales

Los adultos con emociones reprimidas a menudo se sienten fuera de contacto o desconectados de sus sentimientos porque tuvieron una experiencia infantil diferente.

Por ejemplo, es más probable que reprimas tus emociones si tus cuidadores:

  • rara vez mostraban emociones o hablaban de sus sentimientos.
  • te avergonzaban o castigaban por expresar tus emociones
  • te dijeron que tus emociones estaban mal o invalidaron/negaron tu experiencia

Aprendemos a reprimir nuestras emociones.

Si mostrar tus sentimientos en la infancia te llevó a resultados angustiosos o dolorosos, probablemente aprendiste que era mucho más seguro evitar esto por completo. 

Como adulto, es posible que sigas ocultando emociones fuertes sin darte cuenta de lo que estás haciendo. También puede ser que tiendas a dejar de lado incluso las emociones que sí puedes notar.

Las emociones no son negativas en sí mismas

En su mayor parte, las personas tienden a reprimir las emociones fuertes, especialmente aquellas asociadas con la incomodidad u otras experiencias desagradables.

Esto incluye emociones como:

  • enfado
  • frustración
  • tristeza
  • miedo
  • decepción

¿Notas un patrón? Estas emociones a menudo se describen como negativas. Es común reprimir emociones que consideras “malas” o crees que otras personas podrían juzgarte por expresarlas.

Una vez más, esto se remonta a la infancia. Tal vez creciste escuchando cosas como:

  • “No tienes ninguna razón para estar triste”.
  • «Cálmate.»
  • «Deberías estar agradecido».

Incluso si tus cuidadores no invalidaron específicamente tu experiencia emocional, es posible que te hayan desanimado de expresar emociones intensas libremente diciéndote que dejaras de llorar o gritar.

Como resultado, comenzaste a pensar en la tristeza, la ira y la decepción como emociones que no deberías tener o, al menos, no deberías reconocer ante nadie.

Podrías sentirte más en contacto con las emociones positivas, o aquellas consideradas “normales” y generalmente aceptadas por los demás. 

Puede parecer más fácil expresar emociones cuando sabes que no generarán críticas, aunque este no es el caso para todas las personas que lidian con la represión emocional.

Consecuencias de reprimir emociones

consecuencias de emociones reprimidas

Es bien sabido que reprimir emociones tiene un impacto fisiológico en el cuerpo. La mayor parte del tiempo esto es a corto plazo y no causa problemas duraderos. Pero a largo plazo, la represión continua de las emociones puede tener efectos físicos y psicológicos perjudiciales.

Las emociones reprimidas permanecen en el cuerpo. Los efectos de las emociones reprimidas incluyen ansiedad , depresión y otras enfermedades relacionadas con el estrés. En la misma línea, la represión puede conducir al abuso de alcohol y sustancias. 

Las personas a menudo reprimen lo que perciben como emociones «negativas» como una forma de evitar la angustia. Pero la represión emocional continua requiere esfuerzo y eventualmente este ‘esfuerzo’ puede pasar factura. 

El esfuerzo aumenta la actividad del sistema nervioso simpático, lo que puede tener consecuencias nocivas para la salud.

Reprimir las emociones puede hacer que las personas sean más agresivas. Los estudios también muestran que la represión de emociones negativas tiene consecuencias inmediatas y tardías para la reactividad cardiovascular inducida por el estrés.

Las emociones fuertes como los celos, el miedo, la ira, la culpa o el remordimiento, si se reprimen, pueden tener graves consecuencias.

La importancia de liberar nuestras emociones

Es natural querer evitar sentirse mal. Muchas personas sienten al menos un poco de miedo al enfrentarse a emociones profundas e intensas, especialmente aquellas que vinculan con experiencias desagradables o no deseadas.

Si bien puede sonar un poco contradictorio, aprender a aceptar esos sentimientos negativos en realidad puede ayudar a mejorar el bienestar emocional con el tiempo.

Sentirse más cómodo con las emociones, incluso con las que no se sienten bien, puede ayudarte a enfrentar los desafíos de la vida con más éxito y al mismo tiempo mejorar la relación consigo mismo y con cualquier otra persona que tse importe.

¿Cómo saber si tienes emociones atrapadas o reprimidas?

No siempre es fácil reconocer cuando estás lidiando con represión emocional, y no hay una prueba o test que puedas tomar para saberlo.

Sin embargo, si tienes emociones reprimidas, es posible que notes algunas señales clave. Estos signos pueden aparecer en tus sentimientos o en tu comportamiento, tanto hacia ti mismo como hacia otras personas.

Reconocer la represión emocional en tus sentimientos

Las personas con emociones reprimidas a menudo tienen problemas para nombrar y comprender su experiencia emocional. 

Esto puede hacer que sea difícil describir cómo te sientes a los demás, por supuesto, pero también te dificulta reconocer cuándo ciertos aspectos de tu vida no satisfacen tus necesidades.

Reconocer la represión emocional en tu comportamiento

Las emociones reprimidas comúnmente aparecen en el comportamiento y pueden afectar la forma en que respondes a los demás.

Si tienes dificultades para expresar tus sentimientos a medida que los experimentas, tus emociones pueden acumularse hasta que finalmente exploten, a veces en respuesta a desencadenantes muy pequeños. Esto puede contribuir a problemas en tus relaciones interpersonales .

Estrategias para expresar y gestionar nuestras emociones

Si tienes problemas para expresar o regular tus emociones, hablar con un profesional de la salud mental es un buen primer paso.

Un terapeuta puede ayudarte a explorar las posibles causas de las emociones reprimidas y ofrecerte orientación y apoyo a medida que comienzas a abordar estas razones.

La terapia también proporciona un espacio seguro para:

  • trabajar en nombrar y comprender tus sentimientos
  • aumentar tu nivel de comodidad al hablar de emociones
  • aprender más métodos útiles de regulación emocional

También puedes comenzar a practicar la expresión emocional por tu cuenta siguiendo estos pasos:

  • Chécate. Pregúntate cómo te sientes en este momento. Si al principio te resulta difícil expresar tus emociones, intenta usar palabras o colores en un diario o una obra de arte. Incluso puedes encontrar una canción que coincida con tu estado de ánimo.
  • Usa declaraciones con “yo”. Practica expresar tus sentimientos con frases como “Me siento confundido. Me siento nervioso. Me siento aterrorizado».
  • Enfócate en lo positivo. Puede parecer más fácil nombrar y abrazar las emociones positivas para empezar, y eso está bien. El objetivo es sentirse más cómodo con todas sus emociones, y los pequeños pasos ayudan.
  • Deja ir el juicio. No importa qué emoción estés sintiendo, evita juzgarte o decirte que no deberías sentirte de cierta manera. En su lugar, intenta encontrar una razón para el sentimiento: «Me siento nervioso porque estoy a punto de tener mi revisión anual de desempeño».
  • Conviértalo en un hábito. Practica nombrar y compartir tus emociones con las personas con las que te sientes más cercano. Anímalos a compartir sus sentimientos también.

REFERENCIAS

Crystal Raypole, 31 de marzo de 2020. Let It Out: Dealing With Repressed Emotions. Extraído el 27 de agosto de 2022. Recuperado de https://www.healthline.com/health/repressed-emotions

Claudia M. Elsig, 24 de enero de 2022. The dangers of suppressing emotions. Extraído el 27 de agosto de 2022. Recuperado de https://caldaclinic.com/dangers-of-suppressing-emotions/



Habla con un Psicólogo

Envía un mensaje por WhatsApp

ENVIAR WHATSAPP
Es totalmente gratis

En este artículo:

Notas Relacionadas

Abandono paterno | Efectos en las personas y como ayudar

Abandono paterno | Efectos en las personas y como ayudar

Cunado hablamos de abandono paterno, no sabemos las razones que hay de tras, lo que si sabemos es que puede o no haber efectos a a mediano, corto y largo plazo.

Aceptamos el amor que creemos merecer

Aceptamos el amor que creemos merecer

Quizá hay razones por las que obligas a seguir en esa relación. Tal vez piensas en que aceptamos el amor que creemos merecer o solo por no herir sentimientos.

Actitudes que terminarán con tu relación

Actitudes que terminarán con tu relación

La mayor amenaza para una relación surge cuando una o ambas personas toman actitudes que terminan con el amor. El distanciamiento y la rutina son solo unas.

1 2 3 34

Deja un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Habla con un Psicólogo

Envía un mensaje por WhatsApp

ENVIAR WHATSAPP
Es totalmente gratis
close-link
Soy Lucía! Estoy para resolver tus dudas y ayudarte a reservar una cita.