Terapia de choque ¿Solución efectiva para los trastornos?

Terapia de choque - Solución efectiva para los trastornos

La terapia de choque puede tener un impacto significativo en los pacientes que la reciben, tanto positivo como negativo. Es importante que se utilice de manera responsable y ética, y que se realice una evaluación cuidadosa de sus beneficios y riesgos para cada paciente individual antes de su uso.

Leer información y consejos escritos por un psicólogo profesional puede ser de gran ayuda para muchos, pero si llegarás a considerar que requieres hablar con un profesional, lo más recomendable es solicitar consejería para tu situación particular con un psicólogo en línea.

Definición

La Terapia de Choque es una técnica psicoterapéutica que consiste en la exposición repetitiva y controlada a un estímulo aversivo con el objetivo de cambiar el comportamiento del paciente y aliviar los síntomas de un trastorno psicológico o emocional.

El estímulo aversivo puede ser físico (por ejemplo, una descarga eléctrica), emocional (por ejemplo, la visualización de una imagen perturbadora) o una combinación de ambos.

El propósito de esta técnica es que el paciente aprenda a controlar su respuesta emocional al estímulo aversivo y reduzca su ansiedad y estrés asociados al mismo.

La Terapia de Choque se ha utilizado en el pasado para tratar una variedad de trastornos psicológicos, como la ansiedad, la fobia y el trastorno obsesivo-compulsivo, pero su uso ha disminuido en las últimas décadas debido a las preocupaciones éticas y a la existencia de alternativas más seguras y efectivas.

Historia y evolución de la Terapia de Choque

La Terapia de Choque se originó en la década de 1920, cuando el psiquiatra italiano Ugo Cerletti y su colega Lucio Bini comenzaron a experimentar con el uso de descargas eléctricas en pacientes con esquizofrenia. La idea era inducir convulsiones en los pacientes para interrumpir el patrón de pensamiento y aliviar los síntomas psicóticos. Esta técnica se denominó inicialmente “electroshock”, pero se le cambió el nombre a “terapia electroconvulsiva” (TEC) en la década de 1950.

Durante los años 50 y 60, la TEC se utilizó ampliamente como tratamiento para la esquizofrenia y la depresión severa, pero también se utilizó en otros trastornos, como la manía y la esquizofrenia paranoide. A medida que se fueron haciendo más estudios y se mejoró la técnica, la TEC se hizo más segura y eficaz. Sin embargo, a medida que la medicación para la depresión y otros trastornos se volvió más accesible y efectiva, el uso de la TEC disminuyó.

En la década de 1950, el psiquiatra sudafricano William Sargant popularizó la “terapia del sueño”, en la que los pacientes eran sedados con barbitúricos y sometidos a terapia mientras estaban dormidos. La idea detrás de esta técnica era que el paciente se volvería más sugestionable y sería más fácil de influir durante el sueño.

Otra forma de Terapia de Choque es la “terapia aversiva”, que se utiliza para tratar problemas de adicción y comportamiento no deseado. Consiste en hacer que el paciente experimente un estímulo desagradable o doloroso, como la ingesta de alcohol o tabaco, al mismo tiempo que se le enseña a asociar esa experiencia con algo negativo. La idea es que el paciente asocie la adicción o el comportamiento no deseado con sentimientos negativos, lo que lo alejará de la conducta problemática.

Ética y controversias de la Terapia de Choque

La terapia de choque, también conocida como terapia de electroconvulsión (TEC) o electroshock, es un tratamiento médico que se utiliza para tratar ciertos trastornos mentales, como la depresión grave, el trastorno bipolar y la esquizofrenia.

Aunque la terapia de choque puede ser efectiva en algunos casos, también ha sido objeto de controversia debido a los posibles efectos secundarios y al uso indebido que se ha hecho de ella en el pasado.

Desde un punto de vista ético, la terapia de choque debe ser utilizada como último recurso, cuando otros tratamientos no han sido efectivos. Además, debe ser administrada por personal médico calificado y con el consentimiento informado del paciente.

Algunos de los posibles efectos secundarios de la terapia de choque incluyen confusión temporal, pérdida de memoria a corto plazo y problemas cognitivos. También se ha informado de casos de abuso de la terapia de choque en el pasado, como su uso para “corregir” la orientación sexual de las personas.

Por lo tanto, es importante que se utilice la terapia de choque de manera responsable y ética, y que se realicen investigaciones continuas para evaluar su seguridad y efectividad en el tratamiento de trastornos mentales.

Impacto de la Terapia de Choque en los pacientes

La terapia de choque puede tener un impacto significativo en los pacientes que la reciben, tanto positivo como negativo. En algunos casos, puede ser efectiva en el tratamiento de trastornos mentales graves que no han respondido a otros tratamientos, lo que puede mejorar la calidad de vida del paciente.

Sin embargo, la terapia de choque también puede tener efectos secundarios negativos, como pérdida temporal de memoria, confusión y problemas cognitivos a corto plazo. También existe el riesgo de que se produzca abuso de la terapia de choque, como su uso para controlar o corregir la orientación sexual de las personas.

Además, el proceso de recibir la terapia de choque puede ser estresante y traumático para algunos pacientes, especialmente si no están completamente informados sobre el procedimiento y sus posibles efectos secundarios. Por lo tanto, es importante que los pacientes reciban información completa y adecuada sobre la terapia de choque antes de decidir si es un tratamiento adecuado para ellos.

Referencias

En este artículo:

Notas Relacionadas

Terapeuta Lia Pasalagua Herrea

Terapeuta Lia Pasalagua Herrea

Lia Pasalagua Herrea Psicoterapeuta Sistémico Cédula: 13978730 Modalidad: Online / Presencial Perfil Realice la Licenciatura en Psicología en la Universidad Iberoamericana donde tuve varias prácticas clínicas con diferentes poblaciones y confirme mi pasión por el acompañamiento clínico. En ese camino descubrí mi interés por el cuerpo y me certifique como Terapeuta Craneosacral por el Instituto […]

Mujeres y liderazgo: Barreras psicológicas

Mujeres y liderazgo: Barreras psicológicas

Las barreras psicológicas que enfrentan las mujeres en el camino hacia el liderazgo son tan variadas como profundas, arraigadas en estereotipos de género.

Tendencias emergentes en la terapia y sus consideraciones

Tendencias emergentes en la terapia y sus consideraciones

Con el tiempo, aparecen nuevas tendencias emergentes en la terapia, que buscan formas innovadoras de ayudar a las personas a sentirse mejor

1 2 3 120

Deja un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *