¿Por qué tenemos insomnio? ¿Qué hacer con el insomnio?

insomnio

El insomnio es un trastorno común del sueño que afecta a millones de personas. Esta afección, a menudo implacable, puede afectar al sueño de múltiples maneras, entre ellas provocando dificultad para conciliar el sueño, dificultad para permanecer dormido, despertarse demasiado pronto (y no poder volver a dormirse) y mala calidad del sueño.

Signos y síntomas del insomnio

La experiencia de padecer insomnio suele variar mucho de una persona a otra, y puede cambiar con el tiempo en función de la vida de la persona y de otros trastornos físicos y mentales que puedan coexistir con los problemas de sueño.

Separar los signos, síntomas y causas del insomnio de los de otros problemas de salud relacionados puede ser todo un reto, ya que muchos pueden solaparse o agravarse mutuamente.

Dicho esto, en general, una persona con insomnio puede presentar cualquiera de estos signos y síntomas:

  • Somnolencia diurna
  • Dificultad para concentrarse durante el día
  • Sentirse frustrado o ansioso por la dificultad o incapacidad percibida para conciliar el sueño o permanecer dormido.
  • Sensación de que no se duerme lo suficiente (a pesar de intentarlo).
  • Sueño irregular y no reparador
  • Despertares frecuentes durante la noche y/o incapacidad para volver a dormirse
  • No sentirse descansado al despertarse
  • Sólo puede permanecer dormido durante periodos cortos
  • Función ejecutiva deficiente
  • Intentar conciliar el sueño (a veces durante horas) sin éxito.
  • Despertarse demasiado pronto (y no poder volver a dormirse)

¿Por qué tenemos insomnio?

Las causas del insomnio son muchas, pero un tanto elusivas y difíciles de destilar con precisión, ya que la afección implica una compleja interacción de la conexión mente-cuerpo, los antecedentes médicos, los factores ambientales y la influencia externa.

Este trastorno del sueño también se ve afectado por un gran número de otros trastornos. Sin embargo, existen algunas causas y factores comunes que contribuyen a este trastorno y que comparten muchas personas con insomnio:

  • Dolor crónico, que puede hacer que acostarse por la noche resulte incómodo.
  • Depresión, ansiedad, trastorno de estrés postraumático (TEPT) y otras enfermedades mentales.
  • Problemas emocionales, como el dolor, la ira, la soledad y la preocupación.
  • Uso excesivo de dispositivos electrónicos.
  • Hábitos y horarios de sueño irregulares.
  • Medicamentos, incluidos los recetados y las drogas recreativas.
  • Trastornos neurológicos.
  • Problemas de salud continuos, como obesidad, diabetes, problemas respiratorios (como alergias y asma) y enfermedades cardiovasculares.
  • Otros trastornos del sueño, como la apnea del sueño
  • Malos hábitos de sueño, como el uso de pantallas justo antes de acostarse
  • Estrés, en general y también en respuesta a acontecimientos vitales concretos.
  • Consumo de alcohol, cafeína y/o nicotina.

¿Qué puedo hacer si tengo insomnio?

Encontrar el protocolo de tratamiento adecuado para el insomnio puede ser complicado debido a múltiples factores, pero existen muchos tratamientos eficaces y accesibles para controlar este trastorno del sueño.

El tratamiento puede implicar un poco de ensayo y error, así como paciencia, ya que es probable que se necesite tiempo para resolver todos los problemas de salud física y mental en juego y restablecer hábitos de sueño saludables.

Es probable que reciba otras recomendaciones o tratamientos individualizados basados en su diagnóstico específico, su historial médico y su situación personal.

Sin embargo, los enfoques terapéuticos habituales suelen comenzar con la creación o el ajuste de hábitos de sueño saludables, e incluyen uno o más de los siguientes:

Técnicas calmantes:

  • Acupuntura.
  • Aromaterapia.
  • Actividad física suave, como yoga, caminar y estiramientos.
  • Escuchar música.
  • Masaje.
  • Meditación.
  • Atención plena.
  • Lectura (no en un dispositivo electrónico)
  • Actividad sexual, como el contacto físico y el orgasmo.
  • Bañarse o ducharse con agua caliente.
  • Acostarse a la misma hora.

Horas de acostarse constantes
Se ha demostrado que acostarse por la noche y levantarse por la mañana a la misma hora cada noche y cada día ayuda a establecer un sueño saludable.

Incluso si tiene problemas para conciliar el sueño, seguir el mismo horario le indica que es hora de dormir y ayuda a sincronizar su cuerpo con su ritmo circadiano natural. También es importante evitar las siestas diurnas, ya que pueden interferir con el sueño nocturno.

Terapia cognitivo-conductual
Además de incorporar hábitos de sueño saludables y técnicas de relajación en su vida diaria utilizando las estrategias anteriores.

La terapia cognitivo-conductual (TCC) ha demostrado ser una opción de tratamiento eficaz y a menudo se recomienda como enfoque de primera línea.

Leer información y consejos escritos por un psicólogo profesional puede ser de gran ayuda para muchos, pero si llegarás a considerar que requieres hablar con un profesional, lo más recomendable es solicitar consejería para tu situación particular con un psicólogo en línea.

Referencias: What Is Insomnia? (2023, 23 enero). Verywell Mind. https://www.verywellmind.com/what-is-insomnia-5088915

En este artículo:

Notas Relacionadas

¿Por qué hay Miedo al Compromiso en la Pareja?

¿Por qué hay Miedo al Compromiso en la Pareja?

Desde la perspectiva de la psicología, este miedo puede surgir debido a una variedad de factores subyacentes que afectan la forma en que una persona percibe y experimenta el compromiso en sus relaciones. ¿Qué es el miedo al compromiso? El miedo al compromiso en la pareja se manifiesta como una resistencia o evitación hacia establecer […]

¿Qué es y cómo se logra la intimidad emocional en la pareja?

¿Qué es y cómo se logra la intimidad emocional en la pareja?

La intimidad emocional va más allá de la simple proximidad física o la actividad sexual en una relación. Se trata de compartir los aspectos más profundos

Roles de Género en la Pareja desde la psicología

Roles de Género en la Pareja desde la psicología

Al desafiar los roles de género en pareja, podemos construir relaciones más igualitarias, saludables y satisfactorias para todas las personas involucradas.

1 2 3 4 5 118

Deja un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *